El torpe del colegio, el nervioso joven investigador, el hombre de familia. Es un lado de Stephen Hawking que relativamente poca gente ha logrado ver.

Una nueva exhibición que se inaugura el viernes en el Museo de Ciencias de Londres espera mostrar el lado humano del célebre científico e incluye dibujos sobre artefactos del estudio de Hawking, cartas de sus archivos y fotografías de su colección familiar, todo para pintar un retrato más íntimo del más famoso teórico-físico con vida.

"Tenemos una imagen muy estereotipada de Hawking en silla de ruedas frente a un campo de estrellas, diciendo algo profundo sobre el universo", dijo Alison Boyle, la curadora de astronomía del museo, previo a la apertura de la exhibición.

"Hay mucho más que eso".

Hawking, de 70 años, es conocido por su trabajo pionero sobre los hoyos negros y su serie de populares libros de gran venta y que han ayudado a guiar a millones de personas no relacionadas con la academia a través de los esotéricos alcances del espacio sideral en la cosmología, la teoría de los cuantos y la astrofísica teórica.

Su carrera ha sido sobre todo destacada porque padece la enfermedad de Lou Gehrig, un desorden degenerativo incurable que lo ha dejado paralizado casi por completo y dependiendo de su distintiva voz robótica de un sintetizador para comunicarse.

Muchas de las imágenes proyectadas en los muros de una de las salas del Museo de Ciencias rememora a una época antes de que el científico se convirtiera en sinónimo de su silla de ruedas y su voz generada por computadora.

___

En internet:

Museo de ciencias: http://www.sciencemuseum.org.uk/

___

Raphael Satter está en Twitter como @razhael