El jefe del estado mayor conjunto de las fuerzas armadas estadounidenses realizó una intensa ronda de conversaciones a puertas cerradas el viernes con líderes israelíes, en medio de aparentes desacuerdos entre ambos países sobre cómo lidiar con el programa nuclear de Irán.

El general de ejército Martin Dempsey y los líderes israelíes mantuvieron silencio sobre el contenido exacto de sus discusiones. Se esperaba que Dempsey exhortara a Israel a no apresurarse a atacar a Irán en un momento en que Estados Unidos está tratando de conseguir apoyo global adicional para presionar a Teherán por medio de sanciones para que frene su programa de desarrollo nuclear.

Dempsey se reunió con el primer ministro Benjamin Netanyahu, quien desde hace una década ha estado advirtiendo sobre los peligros del programa nuclear iraní. No se revelaron detalles de sus conversaciones.

Al comienzo de una reunión con el ministro de Defensa israelí Ehud Barak, Dempsey dijo que Estados Unidos e Israel "tienen muchos intereses comunes en la región en este tiempo tan dinámico, y mientras más continuemos trabajando juntos, mejor para todos".

El estado judío considera que Irán está cerca de completar la tecnología para fabricar un arma atómica. Irán insiste en que su programa nuclear tiene fines pacíficos.

Israel ha dicho que prefiere emplear la diplomacia internacional para resolver el problema, pero no ha descartado la opción de un ataque militar.

El gobierno israelí considera que Irán es una amenaza a su existencia a causa de su programa nuclear, su respaldo a grupos radicales anti-Israel en Líbano y Gaza y frecuentes referencias de su presidente a la destrucción de Israel.