Una mujer dedicada a defraudar con promesas de visas estadounidenses hizo llamadas anónimas a la embajada de Estados Unidos en Santo Domingo para alertar sobre una falsa bomba y provocar caos a fin de que sus víctimas no se dieran cuenta del engaño, informaron el viernes las autoridades.

María Yokasta Vélez, de 36 años, fue enviada preventivamente a prisión durante tres meses a la espera de que la fiscalía concluya la elaboración del expediente con la acusación formal.

El juez José Alejandro Vargas determinó que según los datos aportados por la fiscalía y la investigación policial, existen pruebas suficientes que comprometen a Vélez en el fraude y en las amenazas a la sede diplomática.

El fiscal a cargo del caso, Dante Castillo, aseguró que Vélez cobró entre 20.000 y 100.000 pesos (entre 520 y 2.600 dólares) a por lo menos tres personas con la promesa de conseguirles visas de Estados Unidos a través de un supuesto contacto en la embajada.

La mujer informó a sus clientes que les había concertado una cita con su contacto el 1 de diciembre y ese día realizó las llamadas anónimas a la embajada.

Castillo informó que las tres víctimas del fraude presentaron sus respectivas querellas mientras que la policía indicó que en los interrogatorios Vélez confirmó ser la autora de las llamadas anónimas a la embajada.

La mujer fue detenida el jueves luego de un más de mes de investigación policial para determinar el teléfono desde el cual se originaron las llamadas telefónicas.

La mujer, residente en Nagua, 215 kilómetros al noreste de la capital, será acusada por fraude y amenaza de destrucción, cuyas penas podrían llegar a 10 años de cárcel, según las leyes dominicanas.

La embajada estadounidense en Santo Domingo, que confirmó las amenazas ocurridas el mes pasado, indicó a la AP que la policía dominicana ha estado a cargo de las investigaciones.