Christian Bale dice no estar preocupado por lo que los censores del gobierno chino aprueben o corten de su nueva película "The Flowers of War".

"Sólo hago lo que hago", dijo Bale. "Lo que ocurra después de que he terminado no está en mis manos. No importa en que país sea... Qué escenas son elegidas, cuáles son cortadas, eso no tiene nada que ver conmigo".

La película marca el regreso de Bale al país donde lanzó su carrera en Hollywood con la cinta "Empire of the Sun" (El imperio del sol) de Steven Spielberg en 1987. Y aunque a Bale no le preocupa la censura, el gobierno chino sí lo criticó públicamente por un reciente enfrentamiento que tuvo con guardias del estado.

Acompañado por un equipo de camarógrafos de la cadena CNN, Bale intentó el mes pasado visitar el hogar del activista ciego Chen Guangcheng, detenido junto con su familia y golpeado bajo arresto domiciliario desde que fue liberado de prisión en 2010.

Un grupo de guardias vestidos de civil empujaron a Bale y éste tuvo que retirarse. Chen sigue detenido.

En una entrevista antes de ese incidente, el actor dijo que eligió "The Flowers of War", hablada casi en partes iguales en mandarín e inglés, por un deseo de salir de la cómoda zona laboral en que se encontraba y trabajar con el director Zhang Yimou.

"Tengo un gran sentido de la aventura, y cualquier aventura que pueda tener a partir de hacer películas, la voy a tomar", afirmó Bale, que ganó el Oscar al mejor actor de reparto por la cinta "The Fighter" del año pasado.

"Así que espero que, no sólo con China, sino que también con otros países empecemos a tener mucho mayor mezcla de nacionalidades y culturas cinematográficas. Y creo que a partir de eso vamos a obtener algunos resultados realmente interesantes", agregó.