En las cárceles venezolanas se registraron durante el año pasado 560 muertes, lo que representó un aumento de 17,6% respecto a la cifra del 2010, reveló un estudio de una organización que defiende los derechos de los presos.

El presidente del no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Humberto Prado, afirmó el jueves que durante el 2011 se registraron 560 asesinatos y 1.457 heridos en las cárceles del país, según datos recabados por la organización.

En el 2010 se reportaron 476 muertos y 967 heridos.

Prado dijo al canal de noticias Globovisión que en el país hay una población penal de 45.507 reclusos, de los cuales sólo 35% tienen sentencia firme, y el resto están en proceso de juicio.

El activista admitió que además de los problemas de violencia, corrupción, y retardo procesal, una de las principales dificultades que enfrentan los penales es el hacinamiento.

En Venezuela existen 34 penales que fueron diseñadas para albergar a cerca de 12.000 personas, pero la población penal supera en más del triple la capacidad de las instalaciones.

El presidente Hugo Chávez creó a mediados del año pasado el Ministerio del Servicio Penitenciario para atender la situación de las cárceles.