El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y los principales candidatos a las elecciones presidenciales, aparecen retratados hoy como ciegos con necesidad de ser guiados por sus rivales más cercanos, en una campaña que busca llamar la atención sobre la "insoportable" situación de ese colectivo.

El jefe del Estado, con gafas negras y bastón blanco, protagoniza junto al ex primer ministro neugaullista Dominique de Villepin uno de los meses del calendario de este año que la Federación francesa de Ciegos y Discapacitados Visuales (FAF, por sus siglas en francés) lanzó hoy para alertar sobre sus necesidades.

En el mismo aparece el socialista François Hollande caminando con la primera secretaria de ese partido, Martine Aubry, en una foto en la que, al igual que el resto, un eslogan cuestiona las promesas de esos políticos y la incredulidad que éstas les inspiran.

"¿Confianza ciega?" o "¿Confiar en su palabra?", son algunas de las frases elegidas para esta campaña de comunicación, que pone a disposición de la gente ese calendario a cambio de un donativo.

"Los ciegos son las personas que más confían en los otros, pero dada la manera en la que hemos sido tratados estos últimos años, tenemos sinceramente la impresión de que se ha abusado de nosotros", dijo al diario "Le Parisien" el presidente de FAF, Vincent Michel.

En la campaña se ha buscado a parejas que estuvieron o están en el mismo partido o equipo y que en algún momento de su historia se han peleado por el poder, en alusión a su hipotética necesidad de acabar teniendo que confiar en los oponentes para avanzar.

La FAF indica que hay un millón de ciegos o discapacitados en Francia y denuncia, entre otras cosas, que solo el 15 % de los sitios públicos son accesibles para todo el mundo actualmente.

En este sentido, lamenta que a ese ritmo el objetivo de llegar al 100 % en 2015, tal y como previó una ley de 2005, "está lejos de ser cumplido".

La asociación anuncia que en plena temporada preelectoral esta iniciativa no es más que el inicio de sus acciones para hacer oír los derechos de su colectivo y advierte de que planea recurrir a "medidas más drásticas" si no se les hace justicia.