Tres hombres murieron baleados el jueves en una localidad del noroeste del país a manos de presuntos miembros de las guerrillas de las FARC, de acuerdo con las autoridades.

Miembros uniformados del frente 34 de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ingresaron la mañana del jueves a una zona rural del municipio de Mutatá, en el departamento de Antioquia y a unos 400 kilómetros al noroeste de Bogotá, y mataron a tiros de fusil a dos jóvenes hermanos de entre 19 y 27 años y a otro hombre de 50 años, sin relación familiar con los dos primeros.

"Reunieron a la población y le dijeron que las FARC están vigentes", aseguró en diálogo telefónico el coronel Leonardo Mejía, comandante de la Policía en Urabá, bajo cuya jurisdicción esta Mutatá.

El oficial agregó que unidades del Ejército y la Policía ya estaban en la zona de la incursión para reforzar la seguridad tras el ataque, el primero que se registra en aquella región este año.