Una sustancia que se puede extraer de nueces y granos integrales podría servir como tratamiento para la intoxicación alimentaria que afectó a miles en Europa durante el verano boreal pasado, según un estudio practicado en ratones.

Si bien son varios los gérmenes causantes de intoxicación, el brote europeo se debió a una cepa peligrosa de la bacteria E. Coli. Esta infecta a las personas y libera un veneno llamado Shigga. Otras bacterias también producen esta toxina, que cada año causa más de un millón de muertes en el mundo. El brote europeo abarcó a unas 4.000 personas, con medio centenar de muertes.

No existe un tratamiento definitivo para la toxina Shiga, pero un artículo en la edición del jueves de la revista Science informa de un experimento en el cual se protegió a ratones de una dosis letal mediante una inyección del mineral manganeso.

Los animales recibieron inyecciones diarias durante cinco días y luego fueron infectados con la toxina. Los ratones no tratados murieron en cuatro días, mientras que los inyectados permanecieron sanos. El manganeso permitió que las células destruyeran la toxina.

Los científicos deben seguir investigando antes de evaluar la eficacia del manganeso para tratar a las personas. Señalan que el mineral ya está aprobado para el consumo medicinal y es económico.

Esto lo volvería particularmente útil para los países en desarrollo, donde se producen casi todos los casos de intoxicación con Shiga, escribieron los investigadores, de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh.

___

En internet:

Revista Science: http://www.sciencemag.org