Una periodista mexicana quien denunció corrupción por parte de autoridades dijo el miércoles que suplica al gobierno canadiense que reconsidere su estadía en el país ya que dice que si regresa a México enfrentará persecución política.

Karla García Ramírez huyó hacia la Colombia Británica pidiendo asilo político en el 2008 después de sacar a la luz negocios turbios de agencias culturales del gobierno.

Desde su llegada a Canadá, García escribió un libro que pone al descubierto lo que considera que es corrupción en los niveles más altos de los organismos de cultura como el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), donde trabajó. Recibió ayuda de dos universidades de la Colombia Británica.

García dijo en conferencia de prensa el miércoles que dejó su país natal porque era intimidada verbal y físicamente. Agregó que ha sido amenazada de muerte desde que publicó el libro.

Sin embargo, la Comisión de Inmigración y Refugiados de Canadá rechazó su solicitud para asumir el estado de refugiada y ahora ella está solicitando al gobierno canadiense que permitan su estadía bajo condiciones humanitarias.

Alexander Dawson, el director de estudios latinoamericanos en la Universidad Simon Fraser, dijo que considera que la vida de Ramírez y su familia está en peligro si son forzados a regresar porque las venganzas e impunidad son comunes en México. García vive en Canadá con su esposo y dos hijos.

La organización inglesa Artículo 19 que defiende la libertad de expresión e información no ha expedido una carta de respaldo a García porque sigue analizando su caso, dijo Juan Carlos Romero, oficial adjunto en México. Romero agregó que García trabajó en Conaculta antes de escribir el libro y no en medios mexicanos tradicionales.