Un comité de la Cámara de Representantes que indaga sobre la fallida investigación de tráfico de armas llamada "Operación Rápido y Furioso" citó a un fiscal federal en Arizona para ser interrogado.

El legislador republicano Darrell Issa, presidente del Comité de Rendición de Cuentas y Reforma de Gobierno de la Cámara de Representantes, dijo que Patrick Cunningham se negó en varias ocasiones a testificar voluntariamente sobre su participación en la operación que dependió de una táctica controversial para identificar y procesar a traficantes mayores de armas.

Según Issa, el comité tiene información de que Cunningham tuvo que ver en la aprobación de la táctica del operativo, la que dio como resultado que agentes federales perdieran el rastro de armas que terminaron en escenas de crímenes en México y Estados Unidos.

Cunningham es jefe de la división criminalista de la Oficina del Fiscal Federal en Arizona.

Tracy Schmaler, vocera del Departamento de Justicia, se negó a comentar sobre el citatorio judicial.