El líder de una banda de narcotraficantes que operaba en el sur de Texas ha sido condenado a más de 17 años de cárcel, informó la fiscalía.

Un juez federal condenó el miércoles en Corpus Christi a Enrique Zamorano hijo, de 40 años, quien en agosto se declaró culpable de asociación ilícita para tenencia de cocaína con fines de distribuirla.

Las autoridades dijeron que unos 82 kilos (180 libras) de cocaína fueron confiscados desde que fue iniciada la investigación en 2005. Los fiscales dijo que los colaboradores de Zamorano cruzaban la frontera con México en vehículos cargados de cocaína con dirección a Corpus Christi.

Zamorano sigue detenido hasta que sea transferido a un reclusorio federal para comenzar su pena de 210 meses de cárcel.