Los Juegos Olímpicos de Londres contarán con un nuevo laboratorio con la última tecnología que hará que sea casi imposible que los atletas cometan dopaje y se salgan con la suya, dijeron el jueves científicos y oficiales gubernamentales.

El laboratorio, que tiene el tamaño de siete canchas de tenis y está localizado a las afueras de Londres, contará con más de 150 científicos que trabajarán las 24 horas del día durante los Juegos.

Allí se analizarán más de 6.250 muestras — o hasta 400 diarias — durante los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos.

"Se realizarán pruebas al 50% de los atletas, por lo que cualquiera que trate de hacer trampa probablemente será detectado", dijo el jefe del equipo antidopaje, David Cowan. "Mi consejo para cualquier atleta que quiera hacer trampa cuando venga a Londres, es que no venga".

Más de 10.000 atletas competirán en la Olimpiada del 27 de julio al 12 de agosto. Todos los ganadores de medallas serán sometidos a controles antidopaje, y otros serán elegidos al azar.

Los atletas pueden ser sometidos a controles en cualquier momento y en cualquier lugar durante los Juegos, incluyendo en las residencias y los entrenamientos.

El ministro británico de deportes, Hugh Robertson, calificó el laboratorio como el "más moderno del mundo".

"Por supuesto que no podemos garantizar absolutamente que serán unos Juegos libres de drogas, pero podemos garantizar que tenemos el mejor sistema posible para tratar de atrapar a cualquier que siquiera piense en hacer trampa", afirmó.

El COI almacena las muestras durante ocho años para realizar pruebas cuando surja nueva tecnología.