Cuando Al Horford se desplomó en la cancha, esencialmente descartado para el resto de la temporada, todo el mundo pensó que los Hawks de Atlanta iban a quedar fuera de combate.

Pero los Hawks no bajaron los brazos y ahora ocupan el primer lugar.

Los Hawks han hilado cuatro triunfos desde que el estelar centro pivote dominicano se desgarró el músculo pectoral izquierdo, una lesión que requirió cirugía y lo mantendrá fuera por gran parte — si no es que por el resto — de la temporada.

Atlanta, un talentoso pero enigmático equipo conocido por derrumbarse ante la presión, ha mostrado un sorpresivo tesón y gran resolución tras la devastadora lesión de Horford.

"Todos de verdad se empeñaron en aportar algo más para poder llenar el vacío", dijo el alero Marvin Williams. "No puedes remplazar a un hombre así. Todo el equipo tiene que cooperar para hacer lo que él hace".

Ciertamente; las cuatro victorias desde que Horford se lesionó han sido en casa, y tres fueron contra equipos con marca negativa. Pero aún así, los Hawks han impresionado a muchos, incluso a ellos mismos, al arreglárselas para mantener el paso, bajo el liderazgo de Joe Johnson y Josh Smith, pero con contribuciones de casi todos los del equipo.

"No sabía cómo nos iba a ir sin él porque él hace mucho por este equipo", dijo Smith. "Creo que logramos responder al reto".

Smith, en particular, ha dado un paso adelante en su desempeño, o por lo menos al nivel que todos esperaban de este jugador inmensamente talentoso. Con sólo 26 años, lleva siete temporadas llenas de altibajos, mostrándose siempre a punto de dar el gran paso, pero sin lograr consolidarse entre la élite de jugadores ofensivos de la liga.

Cuando conduce el balón, puede ser imparable. Pero con mucha frecuencia, se había conformado con tirar de lejos.

Pero ya no. Desde que Horford quedó fuera, Smith promedia 21,8 puntos y 11,8 rebotes por partido, y ha generado comentarios de que merece ir a su primer Juego de Estrellas.

"Josh ha aprendido a no conformarse. En el pasado se habría mostrado satisfecho con un aspecto particular de su juego", dijo el entrenador Larry Drew.