La Iglesia Católica colombiana esperaba la llegada a Bogotá el jueves de un relicario con gotas de sangre del beato Juan Pablo II que será expuesto en esta capital y varias ciudades del país.

El relicario de plata con sangre tomada de Juan Pablo II durante su última hospitalización y antes de su fallecimiento en 2005 llegará en un vuelo desde Roma, a donde volverá el próximo lunes.

La visita y exhibición del relicario en iglesias de Bogotá y de la ciudad de Cartago, en el suroeste del país, el fin de semana, es para "pedirle a él que interceda por nosotros, por las víctimas de la violencia en Colombia que son tantas, por la reconciliación y la paz por Colombia, que nos perdonemos unos a otros", dijo monseñor Juan Córdoba Villota, secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia.

La reliquia ya ha visitado varios países de la región y también ha estado en España, explicó Córdoba en diálogo telefónico con The Associated Press.

El viernes el relicario será exhibido en la catedral de Bogotá y luego estará en otra parroquia de la ciudad, mientras se espera que el sábado esté en Cartago, ciudad escogida porque su diócesis está cumpliendo 50 años, explicó telefónicamente a la AP el padre Juan Carlos Cárdenas, subdirector del secretariado de pastoral social del episcopado colombiano.

Tras un pontificado de 27 años, Juan Pablo II falleció en 2005 y seis años después, en mayo de 2011, su sucesor Benedicto XVI lo declaró beato, mientras se avanza en el proceso de santificación. Las giras del relicario no son parte del proceso de santificación sino simplemente una peregrinación.