Eastman Kodak, una de las empresas emblemáticas del sector fotográfico, se declaró el jueves en quiebra voluntaria y solicitó protección federal al amparo de acreedores a fin de consolidar su liquidez y mantenerse a flote.

La medida fue adoptada al no encontrar un comprador para sus 1.100 patentes de imagen digital. Kodak anunció en noviembre que podría quedarse sin dinero en un año si no vendía las patentes, con las que esperaba obtener unos cuantos miles de millones de dólares.

Eastman Kodak Co. dijo que ha obtenido una línea crediticia por 950 millones de dólares (740 millones de euros) de Citigroup Inc. y que espera poder continuar el negocio durante la reorganización por bancarrota y pagar su nómina de empleados.

La firma con sede en Rochester, Nueva York, acorralada por la competencia extranjera y la revolución digital, invirtió grandes sumas en nuevas líneas de impresores que finalmente están a punto de producir beneficios.

El director general, Antonio Pérez, dijo en una declaración que la solicitud de protección por bancarrota es "un paso necesario y la medida acertada para el futuro de Kodak".

La empresa y su consejo de administración son asesorados por Lazard, FTI Consulting Inc. y Sullivan & Cromwell LLP.

Dominic DiNapoli, vicepresidente de FTI Consulting, será el encargado de presidir la reestructuración. Kodak espera completar ese proceso en 2013.

En sus páginas de internet, Kodak aseguró a sus clientes que casi 1.000 millones de dólares de financiación crediticia con garantía real serán suficientes para pagar en su totalidad a los abastecedores y otras empresas por sus bienes y servicios a partir de la reorganización.

La declaración de bancarrota en el Distrito Sur de Nueva York no afecta a las operaciones internacionales de Kodak.

La declaración de bancarrota había sido rumoreada desde hace semanas. Dimitieron múltiples directores del consejo de administración de Kodak y la empresa anunció la semana pasada que reorganizó y simplificó su estructura de negocios a fin de abaratar costos, mejorar el valor de los accionistas y acelerar su larga transformación digital.

Desde comienzos de año, según Kodak, tiene dos bloques principales de negocios — el comercial y el de consumo — en lugar de tres.