La jefa de espionaje de Noruega, Janne Kristiansen, renunció a su cargo después de que aparentemente reveló demasiada información durante una audiencia en el Parlamento.

El ministro de Justicia Grete Faremo dijo el jueves que la titular de la oficina de inteligencia (PST) informó sobre su renuncia el miércoles por la noche y tiene efecto inmediato. Kristiansen será reemplazada por su segundo a bordo, Roger Berg, hasta nuevo aviso.

De acuerdo con el comunicado emitido el miércoles por la noche, fue durante una audiencia en el Parlamento que Kristiansen se "expresó de una forma que podría ser interpretada como una brecha de confidencialidad".

Varios periódicos noruegos informaron que la ahora ex funcionaria cometió la pifia cuando respondió una pregunta sobre Pakistán, revelando demasiada información concerniente a las actividades de espionaje noruego en el país asiático.