Las protestas de la Primavera Arabe que sacudieron gobiernos autoritarios en el norte del Africa y el Oriente Medio el año pasado fueron el desafío más grande a dichos regímenes desde la caída del comunismo soviético, afirmó la organización Freedom House en un informe difundido el jueves.

El grupo con sede en Washington D.C. resaltó el derrocamiento del dictador tunecino Zine el-Abidene Ben Alí y las subsiguientes elecciones nacionales libres como uno de los mayores avances hacia la democracia desde que en 1972 empezó a publicar su panorama anual sobre derechos civiles y libertades. Las protestas de Túnez inspiraron a otros en toda la región.

Sin embargo, la represión de esos levantamientos atentó contra la democracia e incluso hizo que China suprimiera todavía más enérgicamente toda disensión en el interior.

"En China, las autoridades respondieron a los acontecimientos en la Plaza Tahrir de El Cairo con una campaña casi histérica de arrestos, detenciones con incomunicación, censura de prensa y mayor control sobre internet", dijo Freedom House.

El Oriente Medio y el norte del Africa presenciaron avances en Túnez, Egipto y Libia, pero "también sufrieron la mayoría de los retrocesos con una lista de países en peor situación incluso Bahrein, Irán, Líbano, Arabia Saudí, Siria, los Emiratos Arabes Unidos y Yemen", dice el informe "La libertad en el mundo 2012".

Agrega que Siria y Arabia Saudí, dos naciones en la vanguardia de la represión a la Primavera Arabe, cayeron a las peores calificaciones, agrega.

Freedom House notó que en general, el mundo avanzó ligeramente el año pasado hacia un mayor autoritarismo.

"Hemos atravesado un período en el que el autoritarismo mundial pareció avanzar y las democracias parecieron retroceder", dice en el informe David Kramer, presidente de Freedom House. "Pero las tendencias del año pasado alientan motivos de esperanza, especialmente porque surgieron en una región del mundo donde muchos observadores creían imposible la idea de un cambio democrático".

Veintiséis naciones se tornaron menos libres y tolerantes el año pasado, mientras 12 mostraron mejoría, en el sexto año consecutivo en que los primeros superan a los segundos, dice el informe.

La lista de los peores países o territorios (con la menor calificación en cuanto al respeto de los derechos políticos y libertades civiles) es la siguiente: Eritrea, Guinea Ecuatorial, Corea del Norte, Arabia Saudí, Somalia, Sudán, Siria, Turkmenistán, Uzbekistán y Tíbet.