La esquiadora canadiense Sarah Burke murió el jueves, nueve días después de sufrir un accidente en una pista de superpipe durante un entrenamiento en Utah.

Burke, quien vivía en Columbia Británica, tenía 29 años. Sufrió las lesiones el 10 de enero mientras se entrenaba en el centro de esquí Park City Mountain.

Las pruebas médicas revelaron que Burke sufrió "daño cerebral irreversible debido a la falta de oxígeno y sangre después de sufrir un paro cardíaco", según un comunicado divulgado por el relacionista público de Burke a nombre de su familia.

La cuatro veces campeona de los X-Games de invierno se accidentó en la misma pista donde el snowboarder Kevin Pearce sufrió una grave lesión cerebral en un accidente el 31 de diciembre de 2009.

Burke se rompió la arteria vertebral en la caída, lo que le provocó una hemorragia cerebral masiva y un paro cardíaco.