España recabó mucho más dinero de lo que inicialmente planeó en una subasta de bonos de deuda realizada el jueves que tuvo una fuerte demanda, la segunda prueba exitosa para la confianza de los inversionistas desde que la firma Standard & Poor's redujo la calificación a su calidad crediticia la semana pasada.

El Tesoro obtuvo 6.600 millones de euros (8.500 millones de dólares), mucho más que su expectativa inicial de entre 3.500 y 4.500 millones de euros (entre 4.500 y 5.700 millones de dólares) para bonos a cobrar en 2016, 2019 y 2022.

La tasa de interés para las notas a 10 años fue de 5,40%, una reducción desde el 5,54% en una subasta similar realizada en diciembre. El Tesoro vendió cerca de 3.000 millones de euros (3.800 millones de dólares) de estos bonos el jueves, con una demanda 2,2 veces mayor a la cantidad ofrecida.

También colocó 1.300 millones de euros (1.670 millones de dólares) en bonos que vencen en 2016 y 2.300 millones de euros (2.950 millones de dólares) para cobrar en el 2019.