Una fuerte tormenta invernal que barrió el extremo noroccidental de Estados Unidos, especialmente la costa del Pacífico, cobró su primera víctima: un niño cuyo cadáver fue rescatado de un arroyo de Oregon que arrastró un vehículo estacionado frente a un supermercado.

Otro menor y un hombre fueron rescatados el miércoles por la tarde, aunque continuaban las labores de búsqueda de otro adulto en el mismo arroyo, en el pueblo de Albany, en el Valle de Willamette, estado de Oregon, a unos 112 kilómetros (70 millas) al sur de Portland, dijo la vocera de los bomberos Wanda Omdahl.

El menor que logró escapar fue llevado al Hospital Universitario Oregon Health & Science, en Portland. Omdahl dijo desconocer la edad y el género del menor.

La lluvia causó una crecida súbita en el arroyo Periwinkle Creek y movió varios vehículos en la playa de estacionamiento del supermercado Mega Foods a primeras horas del miércoles.

"Cayó una tonelada de lluvia", dijo Omdahl. "No vi el arroyo como ahora desde el 96".

"El agua creció con una rapidez impresionante", agregó la mujer. "Es una gran tragedia".

Los residentes del noroeste de Estados Unidos tuvieron que copar el jueves con carreteras cubiertas por el hielo, apagones y el peligro causado por el rápido deshielo y la fusión de la nieve después que la tormenta invernal depositara más de 30 centímetros (12 pulgadas) de nieve en algunos lugares, obligando al cierre de las escuelas y causar miles de accidentes de tránsito.

En cuanto al estado de Washington, el Servicio Nacional Meteorológico emitió el jueves una advertencia de tormenta de hielo para la zona de Seattle y el sudoeste del estado hasta el mediodía, mientras que el hielo acumulado en tres pistas obligó al cierre del aeropuerto Sea-Tac de Seattle el jueves por la mañana.

El vocero Perry Cooper dijo al canal de televisión KOMO-TV que esperaba la reapertura antes de que las aerolíneas tengan que cancelar muchos vuelos.

Los camiones del Departamento de Transporte se dedicaron a regar sal y arena en la hora punta de la mañana en Seattle.

___

Los periodistas de The Associated Press Doug Esser y Gene Johnson en Seattle, Ted Warren en Tacoma, Washington y Jonathan J. Cooper en Portland, Oregon, contribuyeron a este despacho.