El vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, se definió hoy como el "candidato de la región" de Latinoamérica y el Caribe para asumir la dirección general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y manifestó su intención de seguir buscando apoyos en el mundo.

"La candidatura ha sido respaldada por los Gobiernos de América Latina y el Caribe. Yo ya soy un candidato de región. Ahora estamos trabajando por lograr el mayor número de respaldos de Gobiernos del mundo entero, de los empleadores y de los trabajadores", aseguró Garzón en declaraciones a RCN Radio.

La aspiración de Garzón, que fue impulsada por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, hace varios meses, se concretará el próximo 28 de mayo en la elección general en la que se escogerá al sustituto del actual responsable del organismo, el chileno Juan Somavía.

Mientras tanto, el vicepresidente ya comenzó a promover su candidatura en Italia y Turquía con un viaje que emprendió la semana pasada.

Garzón explicó que para ser elegido tendrá que sumar al menos 29 papeletas a su favor, pues "votan 28 Gobiernos, 14 voceros de los trabajadores y 14 empleadores o empresarios".

El vicepresidente colombiano comentó que los trabajadores pactaron hace un año y medio sufragar en bloque por el secretario general de la Confederación Sindical Internacional, el británico Guy Ryder.

Sin embargo, Garzón no dio por perdida su causa, pues recordó que el Ejecutivo británico no respalda a Ryder y queda la posibilidad de que "parte de esos 14 representantes de los trabajadores" acaben votando su nombre, dado que también les conoce por su pasado sindicalista.

Garzón no sólo cuenta con el apoyo del Gobierno de su país, al que pertenece y que le impulsó, sino que ha recibido también el espaldarazo de la mayoría de los partidos políticos colombianos, congregados en la llamada Mesa de Unidad Nacional.

Precisamente hoy, los portavoces de los partidos Liberal, Conservador, Verde, Cambio Radical y La U acordaron apostar por Garzón en una reunión de la Comisión Tripartita (gremios, sindicatos y Gobierno Nacional) que se celebró en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, según informó esa institución en un comunicado.

"Hemos considerado que la propuesta del presidente Santos es lo mejor que puede suceder para los sindicalistas colombianos, porque es un reconocimiento a su gestión, a su actitud, a su valentía, a su coraje, y Angelino sintetiza muy bien eso", sostuvo el vocero del Partido Verde, Luis Eduardo Garzón.

Sin embargo, representantes de destacadas patronales de Colombia, como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), y miembros del Polo Democrático, partido que está por fuera de la Mesa de Unidad Nacional, han rechazado recientemente la candidatura de Garzón al considerar que bajo su responsabilidad los ataques a sindicalistas no se han reducido en el país.

"Lo fundamental para el Gobierno de Colombia no es ser elegido, sino que la OIT sea un organismo capaz de responder a los desafíos en el mundo del trabajo en el siglo XXI", acotó el vicepresidente, quien no aclaró si abandonará su actual cargo si gana la dirección del organismo por considerarlo aventurado.