Los médicos tienen buenas noticias para la mayoría de los pacientes de enfermedades cardíacas: si son suficientemente saludables como para subir los escalones de dos pisos sin sentir dolores en el pecho o jadear para recuperar el aliento, pueden mantener relaciones amorosas.

Ese mensaje emitido el jueves por un prominente grupo médico trata una de las cuestiones más acuciantes y menos discutidas que enfrentan los sobrevivientes de infartos y otros pacientes cardíacos.

En sus primeras recomendaciones científicas sobre el tema, la Asociación Cardiológica Estadounidense dice que mantener relaciones sexuales solo eleva ligeramente la probabilidad de un ataque cardíaco. Y eso se aplica a personas con o sin enfermedades cardíacas.

Sorprendentemente, pese al mayor riesgo para un paciente cardíaco que tiene un segundo ataque, no hay evidencias de que padezcan más infartos cardíacos relacionados con el sexo que personas sin enfermedades de este tipo.

Muchos enfermos del corazón no trepidan en subir escaleras, pero se preocupan de que la actividad sexual pueda provocarles otro ataque cardíaco, o incluso una muerte repentina, dijo el Dr. Glenn Levine, autor central de un informe que detalla las recomendaciones y profesor en el Colegio Baylor de Medicina en Houston.

El informe dice que el sexo es algo que los médicos deberían plantear a todos los pacientes cardíacos. Pero pocos lo hacen porque les resulta incómodo o porque carecen de información, afirmó Levine. Las nuevas recomendaciones se proponen subsanar ese inconveniente.

Los pacientes cardíacos deberían tener la autorización del médico antes de mantener relaciones sexuales. A muchos les podrían recomendar someterse primero a una rehabilitación cardíaca, ejercicios a fin de fortalecer el corazón y su capacidad física. Pero la asociación cardíaca dijo que la mayoría a la larga recibirá el visto bueno para reanudar su actividad sexual.

La actividad sexual es la causa de menos del uno por ciento de todos los ataques cardíacos, precisó Levine.

Entre los sobrevivientes de ataques cardíacos, los riesgos promedio de un nuevo ataque o de muerte súbita son de 10 en un millón por hora de actividad sexual, dice el informe.

El reporte fue colocado en línea el jueves en la revista de la asociación, Circulation.

______

En línea:

Circulation: http://bit.ly/1mt2UY

___

Lindsey Tanner está en http://www.twitter.com/LindseyTanner