La legisladora cubano-estadounidense Ileana Ros-Lehtinen dijo el miércoles que no comparte la posición del precandidato republicano a la presidencia Mitt Romney sobre los temas de inmigración, pero lo apoya porque "puede mejorar la economía" de Estados Unidos si llega al poder.

Romney ha manifestado que vetaría la ley llamada Dream Act, se opone a una reforma integral de inmigración y recientemente anunció que cuenta con el apoyo de Kris Kobach, uno de los autores de las leyes contra la inmigración ilegal de Alabama y Arizona, consideradas las más duras del país.

El Dream Act ayudaría a obtener la ciudadanía estadounidense a inmigrantes jóvenes sin permiso de estar en el país, a condición de que estudien en la universidad o se enrolen en las fuerzas armadas. Su versión más reciente fue aprobada en la Cámara de Representantes en diciembre del 2010, pero no obtuvo los votos necesarios en el Senado.

"No estoy de acuerdo con el gobernador Romney sobre su postura en el Dream Act y su política en temas de inmigración", expresó Ros-Lehtinen en una entrevista telefónica con la AP desde Washington.

"Pero creo que en esta elección la economía es de más importancia ... (Romney) tiene una visión económica para estabilizar la economía y eso para el sur de la Florida, que es la parte que yo represento, es la parte crucial", dijo la presidenta de la comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja.

Las declaraciones de Ros-Lehtinen tuvieron lugar pocos días después que el grupo Somos Republicanos, una de las organizaciones de latinos republicanos más numerosas del país, pidió a sus miembros que llamen a la congresista y a su colega republicano Mario Díaz-Balart para manifestarles el malestar de los hispanos por su apoyo a Romney.

El grupo, que avala una reforma a las leyes de inmigración, calificó a Romney como "el candidato republicano a la presidencia más antiinmigrante".

Romney, ex gobernador del estado de Massachusetts, ha acudido a figuras claves del exilio cubano en un intento por conseguir el voto de los hispanos en la Florida, donde se realizan las elecciones internas republicanas el 31 de enero.

Los hispanos representan cerca del 13% de los votantes en el estado de 19 millones de habitantes.

Ros-Lehtinen, Díaz-Balart y su hermano, el ex congresista Lincoln Díaz-Balart, aparecen dándole su apoyo en un aviso publicitario que comenzó a transmitirse por la radio y la televisión la semana pasada.

Otro de los congresistas cubanos-estadounidenses, David Rivera, apoya al precandidato republicano Newt Gingrich, que se ha manifestado en favor de una "solución humana" para los millones de inmigrantes que viven sin documentos en el país.

La comunidad cubano-estadounidense del estado de la Florida constituye una importante porción del electorado republicano a la que la mayoría de los candidatos intenta seducir durante época de campañas.

Otro grupo numeroso en el estado son los puertorriqueños, proclives a votar por los demócratas.

El tema de la inmigración no es clave para los cubanos-americanos ni para los puertorriqueños ya que ambos grupos tienen asegurada una residencia legal en el país.

Tanto Ros-Lehtinen como los hermanos Díaz-Balart se han expresado en favor de derechos de los inmigrantes. Los tres habían apoyado al senador John McCain y no a Romney en las internas partidarias del 2008. McCain estaba en favor de una reforma a las leyes de inmigración.

Los llamados de la AP al representante Mario Díaz-Balart no fueron respondidos.

La fundadora de Somos Republicanos, DeeDee Blase, estimó recientemente que Romney "será afortunado si logra 8% del voto hispano".

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino