Ecuador buscará el "mejor mecanismo posible" para mantener las preferencias arancelarias que le concede EE.UU., en el marco del relanzamiento de sus relaciones diplomáticas, afirmó hoy la nueva embajadora ecuatoriana, Nathalie Cely.

En un encuentro con periodistas, Cely explicó que es de interés mutuo tanto para su país como para Estados Unidos "buscar el mejor escenario posible, el mejor mecanismo posible para poder mantener las preferencias", que el Congreso extendió el año pasado a Ecuador hasta 2013.

Las preferencias arancelarias, contenidas en la ley conocida por la sigla "ATPDEA" en reconocimiento a la lucha antidrogas en la región andina, "significan miles de empleos en el Ecuador, significa cambiar la vida de muchísimos y de alguna manera también evitar actividades ilícitas en el país", explicó Cely.

Preguntada sobre si la posibilidad de un acuerdo de libre comercio con EE.UU., la diplomática señaló que "hay varios escenarios que se podrían plantear" y que Ecuador lo que busca es "otro esquema de preferencias arancelarias, enmarcadas en la lucha global contra el narcotráfico" y el crimen trasnacional.

Aprovechando el "año político" en ambos países, "iremos analizando conjuntamente con el Departamento de Estado, con la Administración (Obama) cuál es el más oportuno, el que tiene mayor factibilidad tanto en el corto como en el mediano plazo", subrayó Cely, sin dar más detalles.

Aparte de la ATPDEA, otra de las prioridades del Gobierno ecuatoriano será promover una reforma migratoria integral, teniendo en cuenta que existe una pujante comunidad ecuatoriana en Estados Unidos, señaló la diplomática.

Por otra parte, Cely dijo que hace votos para que el Congreso de EE.UU. confirme en el cargo a Adam Nam como embajador estadounidense en Quito porque, según explicó, la ausencia de embajadores en las respectivas capitales ha afectado los canales de comunicación entre ambos países.

Aunque en el proceso de audiencias de confirmación Nam dejó entrever que no frenaría sus críticas al Gobierno de Quito, Cely señaló que para su país "no hay ningún problema en discrepar" sino en "no tener (en cuenta) los puntos de vista del otro".

Cely, exministra Coordinadora de la Producción, matizó que su tarea en Washington será entablar un diálogo con las más altas autoridades del Gobierno y del Congreso de Estados Unidos.

La nueva embajadora reemplaza en el cargo a Luis Gallegos, quien fue expulsado en abril de 2011 después de seis años al frente de la embajada ecuatoriana en Washington, en respuesta a la expulsión de la embajadora de EE.UU. en Quito, Heather Hodges.

Hodges fue expulsada, a su vez, tras la divulgación de un cable confidencial en WikiLeaks en el que ésta aludía a presuntas irregularidades en el nombramiento de un jefe policial por parte del presidente Correa.

La diplomática presentó hoy sus credenciales, junto a otros 14 embajadores, en lo que describió como una "ceremonia muy bonita" en el Despacho Oval con el presidente Barack Obama, y en la que el mandatario estadounidense tuvo "palabras generosas" respecto al relanzamiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Obama expresó interés en ver al presidente Rafael Correa en la sexta Cumbre de las Américas, que tendrá lugar en Cartagena (Colombia) en abril próximo, aunque Cely no precisó si ambos tendrán un encuentro bilateral.

Durante la ceremonia tampoco surgió el tema de la reciente gira del presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, a Ecuador y otros países de América Latina, dijo Cely.

No obstante, Cely defendió las relaciones de su país con Irán y afirmó que Ecuador promueve la paz y "promueve que se cumpla con todos los tratados de desarme.