El hombre acusado del asesinato en 2008 de la madre de Jennifer Hudson y otros dos integrantes de su familia será enjuiciado en abril, a pesar de las objeciones de sus abogados, ordenó el jueves un juez.

Tras escuchar a la abogada de William Balfour decir que todavía está preparándose para el caso, el juez del condado de Cook William Charles Burns dijo exasperado que no le parecía que estuviera avanzando para nada y estableció una fecha.

Burns dejó entrever que quería comenzar el juicio el próximo mes, pero ordenó que se seleccionara al jurado a partir del 9 de abril y que el testimonio comenzara el 23 de abril. También dijo que esperaba que el juicio durara entre tres y cuatro semanas.

La defensora pública adjunta Amy Thompson dijo que a pesar de trabajar entre 12 y 14 horas al día en el caso, no considera que esté lista para el juicio, a diferencia de los fiscales.

"No estamos preparados para un juicio en este momento", dijo.

Balfour, de 30 años, es el esposo de la hermana de Hudson, Julia, aunque están separados. Está acusado de homicidio premeditado por la muerte de la madre de la hermana de Hudson, Darnell Donerson, su hermano Jason Hudson, y el hijo de Julia Hudson, Julian King, quien tenía 7 años al morir. Los homicidios ocurrieron en octubre de 2008.

Los fiscales argumentan que Balfour usó una pistola que le robó a Jason Hudson para dispararle a los tres en un ataque de celos, ya que estaba furioso pues Julia había comenzado a salir con otro hombre. También está acusado de dispararle a Donerson y a Jason Hudson en su hogar y de llevarse al niño y dispararle en la camioneta de Jason Hudson. El cadáver del pequeño apareció tres días después en el vehículo en el oeste de la ciudad.

En 2008, el abogado de Balfour en ese entonces dijo que no había huellas digitales, sangre u otra evidencia forense que relacionara a Balfour con los asesinatos. Pero los fiscales han dicho que hay suficiente evidencia para relacionar a Balfour con las muertes de la cantante y actriz ganadora del Oscar, incluyendo residuos de pólvora en el volante de su auto. También hay dicho que los detectives han refutado algunas de las declaraciones que Balfour les hizo.

Thompson se retiró rápidamente tras la audiencia del jueves y no respondió a las llamadas que se le hicieron para conocer su opinión.

En la audiencia el fiscal adjunto de distrito James McKay objetó una moción de la defensa para entregar la dirección de Jennifer Hudson y sus números telefónicos a los abogados de Balfour, argumentando inquietudes sobre su privacidad. El abogado sí estuvo de acuerdo en que Hudson fuera entrevistada por los defensores.