Presionado en vísperas de la crucial elección primaria en este estado, el favorito para ganar la candidatura republicana Mitt Romney reconoció el jueves que invirtió parte de sus millones en las islas Caimán, aunque sus colaboradores dijeron que no usó el lugar como paraíso fiscal.

Ni Romney ni sus colaboradores difundieron detalles tales como el porqué o el monto de la inversión en las islas caribeñas o si tiene otras inversiones fuera de Estados Unidos.

En respuesta a una pregunta que le gritó alguien del público, Romney reiteró que dará a conocer sus declaraciones de impuestos sobre la renta, pero en abril, cuando el partido quizá ya tenga su candidato. "Escucharán más sobre esto: Abril", dijo.

El ex gobernador de Massachusetts sufrió un doble tropiezo el jueves, cuando Rick Perry abandonó la contienda y proclamó su apoyo a Newt Gingrich y los jefes del partido en Iowa dijeron que Rick Santorum lo aventajó por 34 votos según los cómputos finales.

En una teleconferencia con sus partidarios el jueves, Romney no habló de la decisión de Perry ni de sus impuestos y optó por atacar a Gingrich, quien aseguró que ayudó al presidente Ronald Reagan a crear empleos. Gingrich vive en la "tierra de la fantasía", dijo Romney.

Los detalles sobre el patrimonio del ex empresario multimillonario lo han acosado desde hace más de una semana.

El martes, Romney declaró que paga una tasa impositiva del 15%, menos de lo que pagaría si fuera un simple asalariado. También dijo que sus ingresos como conferencista "no eran muchos", aunque resultó que fueron 373.327,62 dólares en un año entre 2010 y principios de 2011.