Un pesquero costarricense con cinco tripulantes de la misma nacionalidad fue retenido por la marina colombiana cuando realizaba faenas ilegales en aguas territoriales del océano Pacífico, informaron hoy fuentes castrenses regionales.

La embarcación, de nombre "Yamauri No. 1", fue interceptada en los alrededores del Parque Natural de Malpelo, reserva natural en la isla del mismo nombre y donde hace tres meses se presentó una muerte masiva de tiburones a los que les habían sido cortadas las aletas.

El contraalmirante Rodolfo Amaya Kerquelan, comandante de la Fuerza Naval del Pacífico (FNP), precisó en un comunicado que sus unidades abordaron el pesquero en las "últimas horas" a unos 490 kilómetros al oeste del puerto de Buenaventura (suroeste).

En la embarcación "fue hallada una cantidad por determinar de pesca, dentro de la que se encuentra atún, pez dorado y tiburón", agregó Amaya desde su puesto en Bahía Málaga, base de la Armada Nacional en el mismo litoral.

El jefe militar indicó que la motonave, tripulada por cinco costarricenses, uno de ellos menor de edad, es conducida hacia Buenaventura, adonde llegará hoy.

El área de la interceptación hace parte del llamado Santuario de Fauna y Flora de Malpelo, declarado en julio de 2006 por la Unesco como patrimonio cultural de la humanidad.

El pasado octubre, la consejera presidencial para la Biodiversidad, Sandra Bessudo, denunció que unos pesqueros de bandera, al parecer, costarricense, causaron la muerte de unos 2.000 tiburones en los alrededores de la isla de Malpelo.

Los escualos murieron tras haber sido sometidos a la práctica de aleteo, según informes que Bessudo obtuvo de unos buzos rusos que viajaron al territorio de ultramar.