El ministro de Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, transmitió hoy a su homólogo británico, Wlliam Hage, la "preocupación" de su país por la posible imposición de nuevas sanciones a Irán por parte de la Unión Europea (UE).

"No favorecemos sanciones que no sean adoptadas en el marco del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas", declaró Patriota en una rueda de prensa junto a Hage, a quien recibió hoy en Brasilia.

Los ministros europeos de Exteriores se reunirán el próximo lunes en Bruselas para estudiar la posibilidad de aplicar nuevas sanciones a Irán por las recurrentes dudas que genera su programa nuclear, que podrían traducirse en un embargo de las importaciones de productos petroleros iraníes.

Patriota manifestó el "escepticismo" de Brasil ante sanciones que "tendrían efectos sobre todo en la población civil" y dijo que la posición de su país es "en favor de una retomada del diálogo".

Hage respondió que el reinicio de un diálogo es "deseado" por los países europeos, pero apuntó que es necesario "aumentar la presión sobre Irán", a fin de "convencer" a Teherán de que debe negociar con "un espíritu sincero".

También dijo que la decisión de adoptar nuevas sanciones "aún no ha sido tomada", aunque admitió que "existe una presión en favor de la paz que es legítima", por lo que subrayó que el próximo lunes se analizará el posible embargo contra productos petroleros iraníes, lo cual podría afectar a poderosas empresas europeas del sector de hidrocarburos.