Las fuerzas militares estadounidenses están ahora "plenamente preparadas" a fin de lidiar con cualquier gestión iraní que cierre el estrecho de Ormuz, una vía vital en el Golfo Pérsico para los envíos internacionales de crudo, dijo el miércoles el secretario de Defensa Leon Panetta.

En una conferencia de prensa en el Pentágono, se preguntó a Panetta si, en vista de la amenaza iraní de cerrar el estrecho de Ormuz en represalia por un aumento de las sanciones económicas internacionales, Washington ha decidido ajustar su nivel de fuerzas en la región.

"De momento no hemos adoptado medida especial alguna para encarar la situación", respondió Panetta. "¿Por qué? porque, francamente, estamos plenamente preparados para encarar ahora esa situación".

Agregó que continúa la planificación rutinaria y que Estados Unidos y sus aliados consideran varias alternativas a los problemas relacionados con Irán.

Este mes la Armada despachó al Medio Oriente un segundo portaaviones, acompañado de su respectiva flotilla de protección, aunque aclaró que se trata de una rotación normal y no una acumulación premeditada de fuerzas. Los portaaviones son el Carl Vinson y el Abraham Lincoln, bajo control del Mando central de las Fuerzas Navales estadounidenses en Bahréin.

Estados Unidos ha mantenido de forma continuada su presencia naval en la región del golfo desde hace décadas, aunque han aumentado los temores internacionales sobre un potencial enfrentamiento debido al programa nuclear iraní.

Estados Unidos tienen además fuerzas militares en Emiratos Arabes unidos, Catar, Kuwait y otras naciones del golfo.

La Guardia Revolucionaria Iraní, la fuerza militar más poderosa del país, dijo que el liderazgo de Teherán decidió ordenar el cierre del estrecho de Ormuz si son bloqueadas las exportaciones de crudo iraní como resultado de las sanciones. Un mando de la Guardia indicó a principios de mes que la decisión fue adoptada por las máximas autoridades iraníes.

Los políticos iraníes ya esgrimieron esa amenaza en el pasado, aunque esta fue la declaración más tajante sobre el cierre del estrecho.

En sus comentarios en el Pentágono, Panetta dijo seguir confiado de que se halle una solución diplomática con Irán.

"Hacen falta dos para dialogar, y siempre nos mostramos dispuestos a intentarlo, dijo Panetta. Empero, en caso de necesidad, "estamos igualmente preparados para responder militarmente si hiciera falta".

___

Robert Burns en Twitter: http://www.twitter.com/robertburnsAP