Los padres de una niña de Nueva Jersey de tres años que sostienen que le ha sido negado un transplante renal por tener una minusvalía mental dijeron que se reunirán la próxima semana con los directivos del hospital.

Aunque la situación ha causado una encendida polémica en internet, los especialistas han advertido que la situación podría ser mucho más compleja.

Joe Rivera dijo el miércoles que él y su esposa, Chrissy, hablaron con los directivos del Children's Hospital (Hospital Infantil) de Filadelfia el domingo por la noche en una conferencia telefónica.

Un comentario subido días antes en internet afirmó que a la hija, Amelia, le fue negado un transplante por sufrir el síndrome de Wolf-Hirschhorn, una rara dolencia genética que puede causar taras físicas y mentales.

El hospital dijo que "no rechaza a los potenciales candidatos a un transplante por su capacidad mental", pero se negó a formular comentarios sobre el encuentro, por tener que guardar las normas de respeto a la privacidad del paciente.