El gobierno de México señaló el jueves que existe una preocupación en el país de que el crimen organizado y el narcotráfico intente intervenir en el proceso previo a los comicios presidenciales de julio, por lo cual ha establecido un acuerdo con la autoridad electoral para enfrentar ese riesgo.

"En efecto es una preocupación que existe: la intervención del crimen organizado en nuestros procesos electorales y que la tenemos que acotar y que la tenemos que limitar", dijo en rueda de prensa el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré.

Agregó que de cara a los comicios presidenciales del 1 de julio de 2012, el gobierno firmó un acuerdo con el Instituto Federal Electoral en materia de seguridad para identificar cualquier riesgo y actuar en consecuencia.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que encabeza las encuestas para los comicios presidenciales, anunció esta semana un plan con el que busca la infiltración del narcotráfico en sus filas e incluye solicitar a las autoridades federales informar sobre si sus precandidatos a cargos populares tienen antecedentes penales o son investigados.

Hasta el momento es el único partido que ha hecho público un plan específico. El PRI también planea crear una comisión interna que vigile que el financiamiento no sea ilegal.

Dijo que el intento de intervención del crimen organizado en procesos electorales se explica porque "por naturaleza busca su expansión y precisamente por eso es que se le tiene que combatir con firmeza".

En México, el hablar de crimen organizado se refiere con frecuencia al narcotráfico.