Para la fuerza policial más grande de Gran Bretaña, el tiempo es oro... literalmente.

Las cifras indican que la Policía metropolitana de Londres gastó 35.000 libras (54.000 dólares) en llamados a un servicio de información horaria entre 2009 y 2011. Al registrar dichos llamados, los agentes supuestamente obtuvieron pruebas de la hora, para incluirlas en sus informes oficiales escritos.

La fuerza también gastó más de 200.000 libras llamando a información telefónica en el mismo período.

Los datos difundidos — en respuesta a un pedido de la agencia noticiosa Press Association, amparado en la ley de libertad de información — indican que los policías hicieron más de 110.000 llamados al servicio informativo horario, a 31 peniques cada uno.

La fuerza afirmó que estaba comprometida a reducir costos, pero que había "motivos de evidencias y operativos" para que los agentes y el personal necesitaran saber la hora exacta y que muchos no tienen acceso directo a internet.