Paula Deen, la reina sureña de la mantequilla y la crema de nata, no se disculpa por haber esperado tres años para revelar que tiene diabetes, sin dejar de servir tarta de queso frita y otras recetas altas en calorías y grasas en la televisión.

Deen dijo que no planea cambiar el tipo de cocina que la convirtió en una estrella, aunque no está claro cuánto de eso va a seguir comiendo mientras promueve recetas saludables junto con un medicamento para la diabetes producido por una empresa danesa.

"Siempre he dicho, 'practiquen la moderación, todos ustedes'. Probablemente voy a decir eso un poco más fuerte ahora", dijo Deen el martes, después de revelar su diagnóstico en el programa "Today" de la NBC. "Puedes tener diabetes y comer un pedazo de torta. (Pero) no puedes tener diabetes y comerte toda la torta".

Los activistas de la salud y un colega chef la llamaron hipócrita por promover una dieta poco saludable junto con un medicamento para tratar sus posibles efectos. Deen mostró su respaldo a la empresa Novo Nordisk, la cual se suma una colección de lucrativos patrocinios que incluyen el jamón Smithfield y el queso crema Philadelphia.

Deen, que cumplirá 65 años el jueves, dijo que no divulgó su diagnóstico mientras ella y su familia resolvían qué hacer acerca de su salud y de una carrera construida alrededor de la cocina sureña. Entre sus recetas: tarta de queso frito cubierta de chocolate y azúcar en polvo, y un "quiche" que requiere una libra (casi medio kilogramo) de tocino.

"Oculté esta información por unos años porque dije, '¡Oh, Dios mío!, ¿qué voy a hacer al respecto? ¿Mi vida va a tener que cambiar? ¿Ya no me va a gustar mi vida?", se preguntó. "Yo necesitaba tiempo para adaptarme y asimilar todo y recolectar toda la información que pude".

Deen, que vive en Savannah, Georgia, ha reducido el té dulce que habitualmente bebía antes de acostarse, camina en una cinta rodante y planea algunos cambios en sus apariciones televisivas.

Doctores del gobierno dicen que tener exceso de peso (como Deen), más de 45 años (como Deen) y ser inactivo (como Deen) aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. El crecimiento de la enfermedad en Estados Unidos ha estado estrechamente ligado a la escalada de las tasas de obesidad. Se cree que unos 23 millones de estadounidenses padecen el tipo más común de diabetes tipo 2; los cuerpos de los pacientes o bien no producen suficiente insulina o no la usan de manera eficiente, lo que permite que el exceso de azúcar o glucosa se acumule en la sangre.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino