Un atacante suicida mató al menos a seis civiles tras inmolarse el jueves en la entrada de una base en expansión para las operaciones de soldados internacionales en el sur de Afganistán, informó la policía.

En la base militar hay soldados de Estados Unidos y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Fue el segundo ataque suicida en el mismo número de días en el sur afgano, lugar donde surgió la insurgencia del Talibán.

"(El atacante) llegó a pie y trató de acercarse a la puerta del Campo Aéreo Kandahar y luego se voló en pedazos", dijo Abdul Razaq, jefe de la policía en la provincia de Kandahar.

El incidente fue confirmado por el general Mohamad Hameed, jefe del Ejército Nacional afgano en la provincia, y añadió que otros civiles resultaron heridos por la explosión.

El miércoles, decenas de civiles, soldados de la coalición internacional y fuerzas de seguridad afganas murieron y resultaron heridos cuando un atacante suicida activó su carga explosiva en un mercado en la provincia vecina de Helmand.

Daud Ahmadi, vocero provincial, dijo que el atacante que iba en una motocicleta mató a por lo menos 12 afganos, entre ellos dos policías, e hirió al menos a 23 personas en el distrito de Kajaki.