Un nuevo libro asegura que el hijo mayor del difunto líder norcoreano Kim Jong Il cree que el empobrecido régimen podría estar en peligro de derrumbarse y que su joven hermanastro, escogido como sucesor, es un mero testaferro.

El libro escrito por el periodista japonés Yoji Gomi salió a la venta el miércoles. Dice que está basado en comunicaciones por correo electrónico que tuvo con Kim Jong Nam durante muchos años.

El libro titulado "Mi padre, Kim Jong Il y yo" atrajo atención inmediata por permitir un inédito vistazo a la intimidad de la familia que conduce los destinos del país desde hace décadas, aunque se cree que Kim Jong Nam está marginado de la familia y el gobierno. Desde la muerte de Kim Jong Il el 17 de diciembre, Corea del Norte es gobernada por su hijo menor Kim Jong Un.

"Jong Un será un mero testaferro", dice Kim Jong Nam de acuerdo con el libro. Añade que según él, la economía norcoreana probablemente se derrumbará a menos que se introduzcan reformas, que también podrían resultarle fatales.

"Sin reformas y liberalización, el colapso de la economía está a la vista", dice Kim en el libro. "Pero las reformas y la apertura también podrían significar peligros para el régimen".

Gomi, un periodista del diario Tokio Shimbun que fue corresponsal en Seúl y Beijing, dice que intercambió 150 correos electrónicos y tuvo siete horas de entrevistas con Kim Jong Nam, considerado el posible sucesor de Kim Jong Il hasta que cayó en desgracia en 2001.

Gomi dijo que conoció a Kim Jong Nam en 2004, en Beijing y se reunió con él dos veces el año pasado. El periodista no respondió de inmediato a los pedidos de declaraciones.

Poco después del funeral de Kim Jong Il, Jong Nam insinuó en una entrevista con la televisión japonesa que se opone a la transferencia de poder hereditaria a su hermanastro menor, que se cree tiene poco menos de 30 años.

Fue una muestra inusual de desacuerdo público dentro del proceso de sucesión estrictamente coreografiado, pero según varios analistas, Jong Nam pasa tanto tiempo lejos de su tierra natal que su opinión tiene escaso peso.

Kim Jong Nam, quien no asistió al funeral, hizo comentarios similares a Gomi, de acuerdo con el libro.

"El sentido común indica que la transferencia a la tercera generación es inaceptable", dice un correo electrónico atribuido a Kim Jong Nam y fechado en enero. "La elite del poder que rige el país conservará el control".

Añade que "tengo mis dudas de si una persona con apenas dos años de formación como líder puede gobernar".

Los jefes partidarios y militares se apresuraron a proclamar a Kim Jong Un "líder supremo" del pueblo, el partido y las fuerzas armadas.

Sin embargo, ante su juventud y veloz ascenso al poder, las capitales extranjeras se preguntan si está en condiciones de heredar el régimen de una nación de 24 millones de habitantes poseedora de un programa nuclear y aquejada de dificultades crónicas para alimentar a su pueblo.

Un alto funcionario del partido norcoreano dijo recientemente a la AP que Kim Jong Un estaba preparado para dirigir, había colaborado estrechamente con su padre durante años y le había ayudado a tomar decisiones cruciales sobre asuntos económicos y militares.

Se cree que Kim Jong Nam quedó fuera de la sucesión en 2001, cuando avergonzó al país al tratar de entrar a Japón con un pasaporte falso. Dijo que quería visitar Disneylandia en Tokio.

___

El periodista de The Associated Press Foster Klug en Seúl contribuyó a este despacho.