La FIFA y los principales clubes europeos se reunieron para limar asperezas y abrir canales de negociación para que los equipos reciban mayores pagos por los ingresos de la Copa del Mundo.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y el líder de la Asociación de Clubes Europeos, Karl-Heinz Rummenigge, encabezaron una reunión "productiva" el miércoles.

Rummenigge y la asociación, que cuenta con 200 miembros, han criticado a Blatter por su liderazgo en medio de los escándalos que han afectado a la FIFA, y por su renuencia a negociar con los clubes.

Los equipos quieren que la FIFA pague por los seguros de los jugadores que participan con sus selecciones, y que aumente la compensación por liberarlos para que jueguen en el Mundial. La FIFA ha prometido repartir 70 millones de dólares entre los clubes después del torneo de 2014.

En la reunión también se habló sobre las reformas para combatir la corrupción.