El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, reiteró hoy que ve "muy lejana" la decisión de atacar las instalaciones nucleares iraníes, en las que se teme se Teherán esté desarrollando armamento nuclear.

Barak descartó las especulaciones sobre un próximo ataque del Estado judío a Irán, cuyo programa nuclear Israel considera una "amenaza existencial", informó el diario israelí Haaretz en su versión digital.

La afirmación de Barak se produce tras semanas de atención mediática al respecto, en las que medios estadounidenses han informado de diferencias entre las posturas de Israel y EEUU sobre la formula correcta para neutralizar las ambiciones nucleares iraníes.

Esta semana se anunció el retraso de las mayores maniobras militares conjuntas EEUU-Israel, previstas para el próximo abril, lo que los analistas locales interpretaron como una medida de Washington para rebajar la tensión con Teherán.

Mañana se espera la llegada a la región del jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, general Martin Dempsey, que se reunirá con las autoridades israelíes para tratar sobre cuestiones de seguridad regional y, en concreto, sobre el programa nuclear iraní.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, señaló el lunes pasado que las sanciones que la comunidad internacional ha impuesto a Irán son insuficientes para frustrar sus ambiciones nucleares.

"Mientras no haya sanciones efectivas al Banco Central de Irán y a la industria petrolera, no habrá ningún efecto sobre el programa nuclear", dijo en una reunión con el comité de Defensa y Asuntos Exteriores del Parlamento.

El jefe del Gobierno israelí también señaló a los diputados que su país debe reforzar sus capacidades de Defensa contra ataques terrestres y aéreos en previsión de la posibilidad de un avance iraní sobre Irak.

Barak ya también insistió en diciembre en que, de momento, no hay previsto un ataque.

"Israel no busca la guerra con Irán y no tiene intención de actuar ahora mismo", dijo el ministro, que añadió también que Israel "es muy fuerte y está muy lejos de estar paralizado por el miedo", aunque debe proceder "calladamente y con calma".