El Gobierno alemán espera para 2012 un crecimiento del PIB germano del 0,7 %, claramente por debajo del resultado de los últimos dos años cuando el producto interior bruto superó el 3,0 %.

Así lo informó hoy el ministro federal de Economía, Philipp Rösler, al presentar las previsiones económicas, y tras recordar que la economía alemana creció un 3,0 % en 2011 y un 3,7 % en 2010.

Pese a la evidente desaceleración de la economía, Rösler dio una interpretación positiva a las cifras y dijo que lo importante es que "Alemania seguirá creciendo, aunque de manera más moderada que en los últimos años".

El índice de desempleo, según Rösler, se situará en el 6,8 % frente al 7,1 % de 2011, por lo que estará en el nivel más bajo desde hace 20 años.

"En el mercado laboral, Alemania se ha convertido en un modelo no sólo en Europa sino en el mundo", dijo Rösler.

El ministro atribuyó el descenso del desempleo a las reformas de los últimos años que han permitido una mayor flexibilidad en el mercado laboral.

Finalmente señaló que para 2013 el Gobierno prevé un crecimiento de cerca del 1,6 %.