El Fondo Monetario Internacional anunció el miércoles que desea aumentar sus fondos operacionales en unos 500.000 millones de dólares para poder girar nuevos créditos que ayuden a mitigar la crisis financiera mundial.

La entidad con sede en Washington DC dijo que su personal calcula que los países de todo el mundo necesitarán 1 billón de dólares en los próximos años, especialmente las 17 naciones de la eurozona, que encaran desde hace dos años una crisis por la creciente deuda soberana.

"En esta etapa preliminar, exploramos las alternativas de financiación y no formularemos más comentarios hasta que se hayan completado las consultas necesarias con los miembros del Fondo", dijo un vocero de la entidad en una declaración.

Gracias a unos 200.000 millones de dólares prometidos recientemente al FMI por los países europeos, el Fondo ha recaudado ya más de un tercio de la meta fijada.

El FMI ha contribuido un tercio del rescate de la eurozona en los últimos dos años, pero existe el creciente temor que los países no europeos necesiten igualmente más ayuda ante el panorama económico.

Con anterioridad, su organización gemela, el Banco Mundial, advirtió a los países emergentes que deben estar preparados para una severa contracción de empeorar la crisis de las 17 naciones de la eurozona.

En particular, la Unión Europea ha presionado a países de todo el mundo para que incrementen sus aportes al FMI, para evitar que la crisis contagie a países como España, Italia y Francia.

Empero, hasta ahora países con abundantes reservas — como China o Brasil — se han mostrado renuentes a invertir más dinero en Europa. Estados Unidos tiene una actitud parecida.

Eswar Prasad, ex funcionario del FMI que enseña ahora teoría económica en la Universidad de Cornell, dijo que los países con mercados emergentes podrían haber comenzado a comprender la necesidad de esa ayuda porque la crisis de la deuda soberana europea ha comenzado a reducir sus exportaciones.

Agregó que el temor a una posible cesación de pagos europea hizo que las inversiones se hayan concentrado en los centros de mayor calidad y seguridad, en detrimento de los mercados emergentes.

___

Los periodistas de The Associated Press David Stringer en Londres y Martin Crutsinger en Washington DC contribuyeron a este despacho.