El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reiteró hoy que si los directivos del diario El Universo rectifican terminaría el proceso judicial por injurias en el que tres altos cargos del rotativo y un editorialista afrontan una sentencia de tres años de cárcel y el pago de 40 millones de dólares.

La justicia de Ecuador negó ayer por segunda vez esta semana el pedido del periódico El Universo para que recusen los jueces de la Corte Nacional de Justicia que deben dictaminar sobre el recurso de casación presentado por el diario.

Consultado hoy en una entrevista radial qué ocurriría si en esta instancia los directivos del diario rectificaran, Correa fue enfático al señalar que "se acaba todo".

"A mí no me interesa meter preso a nadie, no me interesa veinte centavos", dijo Correa, al reiterar que desde el inicio del proceso había dicho que "si reconocen su error, rectifican, piden disculpas, no al presidente Correa, al pueblo ecuatoriano, se acaba todo", e insistió en que lo que le interesa "es la verdad".

En julio, los directivos de El Universo ofrecieron a Correa publicar el texto que él considere pertinente como rectificación "en el día y espacio" que él señalara, pero Correa lo rechazó.

El caso se remonta a febrero de 2011 cuando el entonces columnista Emilio Palacio afirmó en un artículo de opinión que en el futuro el presidente podría ser llevado ante los tribunales internacionales por haber ordenado "fuego a discreción" contra un hospital lleno de civiles durante una revuelta policial el 30 de septiembre de 2010.

Correa, que considera esa revuelta como un intento de golpe de Estado, rechazó la versión de Palacio y le acusó de injurias calumniosas.

El 30 de septiembre de 2010 casi 1.200 policías y militares, según cifras oficiales, participaron en una protesta por motivos salariales que derivó en un alzamiento.

Ese día, Correa, que acudió a hablar con los agentes, fue agredido y quedó atrapado en un hospital de la Policía, del que sólo pudo salir en la noche tras una operación de militares y policías leales, en medio de un intenso tiroteo.