Los mercados en Asia cerraron el miércoles con ganancias por la expectativas de que China suavizará su política monetaria para impulsar el crecimiento. Sin embargo, las acciones europeas iniciaron la jornada a la baja mientras la crisis de deuda del continente una vez más se puso al frente.

El precio del petróleo estaba casi en 101 dólares por barril mientras el dólar bajaba respecto del euro y el yen.

El índice británico FTSE 100 bajaba 0,6% a 5.662,19 puntos, el alemán DAX descendía 0,5% a 6.304,31 y el francés CAC-40 retrocedía 0,6% a 3.250,74.

En Wall Street, los contratos a término del índice Dow Jones bajaban 0,1% a 12.403 mientras los del S&P 500 cedían 0,2% a 1.287,40 unidades.

Los inversionistas se atemorizaron por Grecia, la cual se está quedando sin tiempo para no convertirse en el primer país de la Eurozona en caer en cese de pagos y, potencialmente, provocar una reacción en cadena que en última instancia podría desestabilizar a la economía global.

En tanto, las bolsas en Asia tuvieron un buen día por la confianza en la economía china.

El índice japonés Nikkei 225 ganó 1% y cerró en 8.550,58 puntos, el Hang Seng de Hong Kong subió 0,3% a 19.686,92 unidades, el surcoreano Kospi quedó prácticamente sin cambios en 1.892,39 enteros mientras el australiano S&P/ASX 200 subió ligeramente a 4.217,90 unidades. Las plazas bursátiles en Taiwán, Indonesia y Malasia también subieron.

En China, el índice compuesto de Shanghai bajó 2,7% a 837,40 por la toma de utilidades.

En el tipo de cambio, el euro subía a 1,2755 dólares desde 1,2722 el martes. Mientras, el dólar cedía terreno a 76,68 yenes desde 76,82 unidades.