El presupuesto presentado hoy por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que incluye controvertidas medidas para enfrentar el déficit fiscal de 3.500 millones de dólares previsto para el próximo año fiscal, fue aplaudido tanto por el alcalde, Michael Bloomberg, como por legisladores estatales.

"Tiene todo mi apoyo", afirmó Bloomberg sobre una propuesta que todavía debe aprobar la Asamblea Legislativa y que incluye un alza del 4 % para la partida estatal destinada a educación y recortes de las pensiones para los futuros funcionarios públicos, entre otras medidas, que han despertado las críticas de los sindicatos.

El alcalde de la Gran Manzana, que calificó de "audaces" las propuesta de Cuomo, destacó en comunicado de prensa que la reforma del sistema de pensiones de los empleados públicos que plantea el gobernador "podría economizar millones de dólares a largo plazo".

"La ciudad gasta en pensiones más de 8.000 millones de dólares al año, más del 12 % de nuestro presupuesto y más de lo que gastamos en los presupuestos combinados de la Policía, los Bomberos y el Departamento de Limpieza y Recogida de Basura", aseguró.

Cuomo, de quien se dice que tiene aspiraciones a la presidencia de EE.UU., propuso hoy un nuevo esquema de pensiones para futuras contrataciones de empleados públicos que incluye recortes y por primera vez la opción de acogerse a un plan de retiro voluntario, similar al de las empresas privadas, con lo que espera ahorrar hasta 30.000 millones de dólares en los próximos treinta años.

También propuso a la legislatura subir la edad mínima de jubilación de los 62 años actuales hasta los 65 años, además de un incremento del número de años necesarios para poder recibir una pensión, medida que afectaría tanto a empleados públicos estatales como municipales.

Bloomberg, que controla desde 2002 el sistema de educación pública de la ciudad, el más grande de la nación, dio la bienvenida a la iniciativa de crear un sistema de evaluación del trabajo de profesores y directores de los centros educativos, del que dependerían las ayudas disponibles para los distritos escolares.

El alcalde dijo que espera que el sindicato de maestros no ponga en riesgo "cientos de millones de dólares" para las escuelas obstaculizando el despido de profesores que no sean competitivos.

"Las prioridades del gobernador son las correctas para el estado y trabajaré con él para que se haga realidad esta agenda", añadió Bloomberg.

Por su parte, al asambleísta estatal Marcos Crespo y el senador Rubén Díaz, ambos demócratas, les parece buena idea tomar acciones para poner fin a la crisis fiscal del estado y para que los estudiantes de las escuelas públicas reciban la mejor educación.

"Todo lo que propuso es bien controvertido porque las uniones van a estar en contra. La mayoría de las veces le critico pero lo que escuché hoy me llamó la atención y vale la pena analizarlo", dijo el senador demócrata a Efe.

"Nunca había escuchado propuestas tan ambiciosas y a ningún gobernador que se atreva a retar a las uniones. Si es cierto lo que ha propuesto, lo apoyo", reiteró.

Crespo destacó, por su parte, que la propuesta de las pensiones le preocupa por el impacto que tendrá en los futuros funcionarios, pero dijo apoyarla porque "no podemos continuar así".

"A los empleados actuales no les afecta, pero nos tenemos que asegurar que no afecte a la contratación en el sector público y que cuando se retiren cuenten con un salario decente que les permita mantener a sus familias", argumentó.

Sin embargo, reconoció que el estado no tiene recursos "para mantener los niveles de beneficio de muchos de los contratos" y abogó por encontrar maneras de controlar los costos de las pensiones para el futuro.