Un cuarto sospechoso fue arrestado el miércoles como parte de la pesquisa policiaca por las acusaciones de que Tottenham espió a dirigentes olímpicos durante su fallida candidatura para quedarse con el principal estadio después de los Juegos Olímpicos de 2012.

Un hombre de 45 años fue detenido en el sur de Londres bajo la sospecha de fraude, y las autoridades confiscaron evidencia en un allanamiento en su residencia, dijo la policía. No se divulgó su nombre.

La pesquisa de Scotland Yard comenzó en agosto, cuando West Ham y la Compañía del Legado del Parque Olímpico presentaron acusaciones de irregularidades en el proceso de subasta.

La directora de la compañía que decide el futuro del estadio, Margaret Ford, acusó el año pasado a Tottenham de ordenar que los 14 miembros de la junta fueran vigilados.

Tottenham niega las acusaciones de espionaje o haber obtenido información de forma ilegal.

West Ham ganó la subasta para quedarse con el estadio, aunque luego el acuerdo fracasó por problemas legales y ahora el estadio quedará en manos de las autoridades y será alquilado después de los Juegos.