La conferencia de alcaldes estadounidenses calificó como deficiente el desempeño de los congresistas durante 2011 no solo en la adjudicación de fondos que generen empleos sino en abordar una reforma migratoria integral, dijo el miércoles su presidente.

El alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, dijo al iniciar la reunión anual número 80 de esa organización, que los legisladores "merecen una reprobación, pero ellos aún pueden mejorar, aprobando leyes como la de transporte terrestre, extendiendo la excepción del impuesto sobre la renta a un año y aprobando proyectos que pongan a las personas a trabajar".

La Asociación de Funcionarios de Transporte y Autopistas Estatales ha exhortado varias veces al Congreso a aprobar una ley que conceda autoridad a largo plazo para programas de transporte y autopistas. La última ley de largo plazo expiró en 2009 y los programas han sido manejados con extensiones de corto plazo, la más reciente de las cuales vencerá en marzo.

La cámara baja ha manejado una versión con vigencia de 6 años por 230.00 millones de dólares financiados completamente por impuestos al combustible, mientras que el Senado ha trabajado sobre una vigencia de dos años por 109.000 millones de dólares que dependería de 12.000 millones adjudicados directamente por el Congreso, además de los impuestos al combustible.

Los alcaldes presentaron un informe anual, según el cual las 363 áreas metropolitanas estadounidenses generaron en 2011 el 90% del producto interno bruto nacional y el 95% de los 1,6 millones de empleos nuevos, pero sus proyecciones para el 2012 mantienen la contribución al PIB y reducen al 86% su contribución a la creación de empleos, que estiman de 2%.

En cuanto al tema migratorio, Villaraigosa exhortó al congreso a resolver la situación de 11 millones de inmigrantes que residen sin la debida documentación en Estados Unidos, porque incluyéndolos en la economía estadounidense "generarían billones de dólares".

"Nosotros los alcaldes, tanto demócratas como republicanos, no somos tan partidistas y nuestros debates no son tan polarizados, somos más prácticos", indicó el alcalde angelino. "Esta conferencia ha pedido la reforma migratoria durante años porque el sistema está roto, todos coinciden en eso, pero el congreso ha fracasado en lograrlo".

Las críticas de los alcaldes se producen cuando varias encuestas recientes muestran que el nivel de aprobación que los estadounidenses conceden al Congreso ha descendido considerablemente.

Las posibilidades de que el Congreso estadounidense aborde en pleno año electoral una reforma migratoria lucen remotas, especialmente cuando la mayoría republicana en la cámara baja ha presentado proyectos de ley casi exclusivamente de carácter restrictivo a la inmigrantes no autorizados.

"El congreso abandonó el barco, la economía se hunde, y ellos están sentados en un salvavidas, pero se rehusan a lanzar un salvavidas a los estadounidenses", indicó.

__________

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo