El banco estadounidense Wells Fargo informó hoy que en 2011 tuvo una ganancia neta de 15.025 millones de dólares, el 29 % más que hace un año cuando se anotó 11.632 millones, al tiempo que registró un sólido último trimestre con un aumento de su beneficio del 20 %.

Durante ese último trimestre, el periodo al que más importancia conceden los inversores estadounidenses, la ganancia neta del banco con sede en San Francisco (California) fue de 3.888 millones de dólares (73 centavos por acción), el 20 % más que de octubre a diciembre de 2010 cuando se anotó 3.232 millones de dólares (61 centavos por título).

En cuanto a sus ingresos anuales, Wells Fargo se situó en 80.948 millones de dólares, el 5 % menos que en 2010, y los del último trimestre de 2011 llegaron a 20.605 millones de dólares, el 4 % menos que en el mismo periodo del ejercicio precedente.

Su presidente y consejero delegado, John Stumpf, resaltó los buenos resultados de 2011, "incluyendo un crecimiento firme en los depósitos y en los préstamos, además de un récord en ventas y en ganancias".

Stumpf señaló que el banco californiano "ha logrados esos resultados al tiempo que se ha completado la integración de Wachovia", un banco regional del este del país que la entidad compró hace tres años durante el momento más intenso de la crisis económica.

Wells Fargo, que hasta 2008 era un banco regional con operaciones en el oeste del país, se fusionó ese año con Wachovia, que fue una de las principales víctimas de la crisis de las hipotecas tóxicas (subprime) y que actuaba en el este de Estados Unidos.

Como resultado de esa adquisición, la institución californiana se convirtió en uno de los principales bancos comerciales a nivel nacional y recibió 25.000 millones de dólares en fondos públicos que ya pagó en 2009.

Tras la apertura de la bolsa de Nueva York, las acciones de Wells Fargo avanzaban el 1,96 % hasta 30,19 dólares, mientras que en los últimos doce meses han perdido el 7,82 % y han ganado el 9,54 % en lo que va de año.