Los cuatro miembros de una familia involucrada en lo que al parecer fue una serie de homicidios y un suicidio en un apartamento del centro de California murieron de un solo disparo a la cabeza, según resultaron preliminares de la autopsia, revelados el martes.

La mujer que disparó a sus dos hijos, al padre de los niños y a un primo de éste antes de suicidarse grabó un video de ella misma en su iPad mientras fumaba metanfetaminas antes de los asesinatos, dijeron las autoridades.

El padre de los niños y único sobreviviente, Eduardo López, de 33 años, sigue hospitalizado en condición grave, dijo Mary Lisa Russell, vocera del Centro Médico Regional Comunitario.

López estaba dentro del apartamento de Fresno discutiendo con su novia, Aidé Méndez, de 23 años, cuando comenzó su ataque el domingo, señaló la policía.

Al llegar la policía al lugar de los hechos encontró a López afuera de los Apartamentos Silver Lakes con heridas de cuchillo y de disparo, dijo el teniente Mark Salazar, comandante de homicidios en el Departamento de Policía de Fresno.

Agentes escucharon un disparo dentro de la vivienda ubicada en el primer piso y descubrieron que Méndez se había suicidado, luego de matar al primo de su novio, Paul Medina, de 27 años, así como a sus hijos Aliyah Echeverría, de 17 meses, e Isaíah Echeverría, de 3 años.

Una vecina de 7 años que estaba en el apartamento escapó ilesa.

La policía dijo a The Fresno Bee que Méndez fue hallada en el baño, y los niños estaban en la tina del apartamento.

Las drogas incidieron en los homicidios, indicó Salazar, pero los investigadores aún trataban de determinar hasta qué punto. También pudieron estar involucradas otras drogas, aparte de las metanfetaminas, señaló.

Se deberá esperar varios días más para tener los resultados de los exámenes de toxicología, dijo el médico forense David Hadden.