Un grupo de militantes del opositor Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial (PP) anunció hoy la suspensión cautelar de militancia de su líder, Severo Moto, al que acusan de haber convertido dicha formación "en un instrumento de su megalomanía".

En una resolución de la denominada Comisión Ejecutiva Provisional del Partido del Progreso - a la que tuvo acceso Efe- se indica que "Severo Moto se ha erigido en un dictador dentro de nuestro partido".

"Su deriva hacia el totalitarismo y su prepotencia, su intransigencia, su marrullería, sus mentiras, su demagogia y su insensibilidad ante los problemas del partido y su militancia" ilegitiman a Moto "para presidir nuestro partido", se indica en la resolución, suscrita en Madrid con fecha del 14 enero, aunque hasta hoy no se ha dado a conocer.

"Severo Moto ha convertido al Partido del Progreso en un instrumento de su megalomanía, y ha hecho de la politiquería del exilio una forma de vida", se indica en la nota, en la que se informa de que, "ante estas circunstancias" se ha decidido "crear una Comisión Ejecutiva Provisional", al frente de la cual se ha situado a Donato Ndongo-Biyoko Makina.

Moto, quien llevaba 29 años al frente del Partido del Progreso, "ha trasladado sus rencores y fobias personales" en forma "de hacer política, en detrimento de una acción conciliadora que permita un diálogo fraterno con el resto de las fuerzas políticas, nacionales e internacionales, para buscar las soluciones adecuadas a los problemas de nuestra nación", se indica en el documento.

La mencionada Comisión Ejecutiva Provisional destaca que el Partido del Progreso fue ilegalizado por el gobierno de Malabo en 1997 "y desde entonces carece de voz tanto en el interior del país como en la esfera internacional".

Asimismo, se destaca que Moto "se halla incapacitado de ejercer sus funciones desde que fuera detenido y encarcelado en España en 2008, por supuesto tráfico de armas con fines ilícitos, y en la actualidad se encuentra en libertad condicional, privado de pasaporte y con obligación de presentarse cada semana ante las autoridades competentes hasta que se celebre su juicio."

Después de 29 años de lo que se califica en el documento de "liderazgo indiscutido" de Moto, "carecemos de estructuras democráticas internas: no se ha celebrado ni un solo congreso (...) no existe una Ejecutiva elegida democráticamente (...) se priva a los militantes de realizar la más mínima crítica constructiva."

Por todo ello, se indica en la resolución, Moto, junto con otros militantes "quedan desautorizados y excluidos cautelarmente de la militancia, con expresa prohibición de atribuirse funciones de representación".

Del mismo modo, la denominada Comisión Ejecutiva Provisional "se desvincula totalmente del autodenominado 'Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio'", en cuya presidencia figuraba Moto.