Una visita reciente a Damasco por parte del comandante de las fuerzas iraníes de elite Kuds constituye la señal más clara hasta el momento de que Irán está proveyendo armas para ayudar a los ataques de Bashar Assad en contra del pueblo sirio, dijo el martes un alto funcionario del gobierno de Barack Obama.

Aunque Estados Unidos considera desde hace tiempo que Irán está ayudando a la ofensiva en contra de los disidentes en Siria, el funcionario dijo que la visita del comandante de las fuerzas Kuds, Ghassem Soleimani, ofrece un ejemplo concreto de cooperación directa de alto nivel entre Irán y Siria.

El funcionario habló bajo condición de guardar su anonimato por no tener autorización de hablar públicamente al respecto.

La afirmación del gobierno estadounidense se da en medio de elevadas tensiones entre Washington y Teherán. Bajo la amenaza de mayores sanciones por parte de Estados Unidos, Irán ha dicho que podría bloquear el estratégico Estrecho de Ormuz. El gobierno de Obama habría advertido a Irán que no hiciera tal cosa.

Irán ha sido el más cercano aliado de Siria durante décadas y la república islámica ha apoyado abiertamente a Assad desde el levantamiento que empezó en marzo en contra de su régimen.

La revuelta en Siria se ha militarizado cada vez más en los meses recientes, con un elevado riesgo de desembocar en una guerra civil. La ONU dijo que unas 400 personas han muerto en las pasadas tres semanas, por arriba de un estimado previo de 5.000 muertes durante los pasados 10 meses.

El portavoz del consejo de seguridad de la Casa Blanca, Tommy Vietor, dijo que la ayuda de Irán a Siria es una señal de la "desesperación" de Assad.

"Assad se está quedando sin dinero para seguir financiando su ofensiva y ha recurrido al único aliado que le queda a Siria", dijo Vietor. "Ningún ciudadano en el mundo merece ser reprimido por su propio gobierno y ciertamente tampoco por el único amigo de Assad".

El gobierno estadounidense ha pedido a Assad que deje el poder y ha señalado que el fin de su régimen es inevitable. Como señales de ello, funcionarios han hecho notar recientes deserciones de altos mandos militares sirios y de funcionarios del gobierno, incluyendo la decisión de un miembro del parlamento que abandonó Siria el fin de semana.

___

El periodista de The Associated Press Bassem Mroue en Beirut contribuyó con este despacho.