Los expertos espaciales rusos estudiarán la posibilidad de que una estación de radar estadounidense pueda haber interferido inadvertidamente con una fracasada misión no tripulada a Marte, informó la prensa rusa el martes.

Los investigadores efectuarán pruebas para determinar si una emisión de radar estadounidense pudo haber hecho impacto en la sonda Fobos-Tierra, que quedó atascada durante dos meses en órbita terrestre antes de precipitarse a Tierra, dijo Yuri Koptev, ex director de la agencia espacial rusa Roscosmos, citado por la agencia noticiosa estatal RIA Novosti.

"Los resultados del experimento nos permitirán comprobar o eliminar la posibilidad del impacto del radar", afirmó Koptev, quien dirige la comisión del gobierno encargada de investigar las causas del fracaso de la misión.

El director actual de Roscosmos, Vladimir Popovkin, había dicho que la falla de la sonda pudo haber sido causada por interferencia extranjera. El viceprimer ministro Dimitri Rogozin afirmó que la interferencia de un radar estadounidense era una causa posible pero aclaró que era demasiado pronto como para extraer conclusiones.

"Esta versión tiene derecho a ser planteada", dijo Rogozin el martes. "Hay evidencias que indican que ocurren frecuentes perturbaciones en la operación de nuestras tecnologías espaciales en esa parte del trayecto de vuelo que no es visible para Roscosmos y que está más allá de su control".

Rogozin también insinuó posibles causas relacionadas con la misma sonda.

"Prácticamente todas las perturbaciones se deben a fallas en las tecnologías manufacturadas hace 12 o 13 años", agregó.

Otros expertos espaciales comentaron que las denuncias sobre interferencia de radar estadounidense parecen exageradas y que sólo deberían considerarse después de investigar toda otra causa posible.