Cientos de obreros que trabajan en la ampliación del Canal de Panamá, a cargo del Grupo Unidos por el Canal (GUPC), paralizaron hoy labores para exigir mejoras salariales y el pago de las horas extras y de los domingos que han trabajado.

La huelga de brazos caídos inició hoy en Cocolí, en el sector Pacífico y en la provincia caribeña de Colón, donde tienen lugar los trabajos de las nuevas esclusas de la vía acuática que realiza el consorcio GUPC, liderado por la española Sacyr Vallehermoso.

La medida de presión es apoyada por los obreros del GUPC, dijo a los periodistas David Niño, vocero de los huelguistas.

Niño señaló que la protesta tiene su motivo en aspiraciones salariales y en lograr mejores condiciones de seguridad.

El dirigente dijo que trabajaron "hasta las siete de la mañana y (solamente cobraron) doscientos dólares en una quincena, no puede ser, amaneciendo, estamos hablando de más de quince horas de trabajo".

Niño indicó que la empresa tampoco está cumpliendo con garantizar la seguridad de los trabajadores.

El Grupo Unidos por el Canal, formado por la española Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, aclaró en un comunicado enviado a Efe que un error en un nuevo sistema de plantilla que se está implementando ha causado problemas con el pago a los trabajadores.

"Este sistema tuvo errores en la incorporación de algunos datos, que están siendo revisados por GUPC para hacer los ajustes necesarios con el propósito que esta situación no se repita en el futuro", indica el comunicado.

En cuanto a las aspiraciones salariales de los huelguistas, el consorcio explicó que los trabajadores de GUPC gozan de un salario mínimo de 2,90 dólares por hora que es "superior al salario mínimo que rige en el resto del territorio panameño".

Esta tasa de salario mínimo es un requisito contractual establecido en el contrato suscrito entre el GUPC y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y se ha pagado "ininterrumpidamente" desde el inicio de las obras en agosto de 2009, y los obreros tienen derecho al mismo independientemente si son afiliados a algún sindicato o no, recalca el consorcio.

El secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), Saúl Méndez, señaló que esta organización sindical apoya los reclamos de los obreros del GUPC.

Méndez, en un vídeo colgado en la página web de su sindicato, añadió que a los trabajadores de las obras de ampliación del Canal no se les tomó en cuenta en el reciente ajuste del salario mínimo que realizó el Gobierno Nacional.

"A esto se suma el mal pago de las horas extras, el mal pago del tiempo trabajado por los obreros, algunos capataces extranjeros que maltratan a los trabajadores" y también problemas relacionados con el transporte, explicó Méndez.

Ninguna de las fuentes informó cuántos trabajadores paralizaron labores, aunque la prensa local calculó que son unos 4.000.

La ampliación del Canal de Panamá debe estar lista en 2014, cuando se cumple un siglo de operaciones de la ruta acuática, con una inversión de unos 5.250 millones de dólares que duplicará la capacidad de transporte anual de carga de 300 a 600 millones de toneladas.